EFA Y CORFO dan a conocer Programa de Financiamiento MIPYME

16 May

En el marco de su programa de formación para socios, la Asociación de Empresas de Factoring Chile (EFA) realizó una charla sobre el Programa Corfo -Mipyme que desarrolla la entidad gubernamental para apoyar el financiamiento de micro, pequeñas y medianas empresas que enfrentan dificultades para acceder al crédito bancario. La exposición estuvo a cargo de Carla Bazaes Merino, jefa de la Unidad Comercial de la Gerencia de Inversión y Financiamiento (GIF) de la institución estatal.

SOBRE EL PROGRAMA La ejecutiva describió que el programa se orienta a entidades financieras no bancarias (IFNB) de crédito, leasing y factoring, que intermedien recursos para personas jurídicas o naturales cuyas ventas anuales no superen las UF 100.000. En este mecanismo, Corfo actúa como “banca de segundo piso”. En la modalidad general del programa se incluyen las cooperativas, el leasing y el factoring (una modalidad especial se aplica al sector agropecuario y a productores indígenas).

En la actualidad, y luego de algunas mejoras para hacerlo más expedito y eficiente, el programa ha iniciado su segunda etapa a través del procedimiento de “ventanilla única”. En su primera versión (2017-2018), participaron 11 instituciones, de las cuales ocho fueron de factoring o leasing.

Dentro de las novedades para el proceso en desarrollo se considera precisar que los recursos entregados se destinen a capital de trabajo o productivo y para ello los clientes deben suscribir una declaración jurada. Asimismo, las instituciones deben presentar mensualmente una rendición de flujos y el stock de operaciones, así como anualmente su memoria y estados financieros.

LAS EXIGENCIAS Bazaes insistió en que Corfo ha puesto en marcha una política de acompañamiento a las entidades que participan del programa, la cual incluye apoyo en la postulación y luego en la formalización e implementación. “Hay que entender que los programas de Corfo trabajan bajo la modalidad de intermediación. El riesgo financiero está basado en la misma institución financiera, son ellas las que evalúan el financiamiento con los recursos que Corfo les entrega”, afirmó la ejecutiva.

Bazaes agregó que “dado que la responsabilidad del riesgo está en las instituciones financieras y nosotros velamos para que estas respondan frente a Corfo, por lo que deben tener un cierto estándar. No solo tener la capacidad de colocación del recurso entregado, sino también de la administración de la cartera y de la obligación de deuda que tienen frente a Corfo”, señaló.

En el ámbito financiero, la IFNB debe comunicar su tasa de morosidad y no tener pérdidas patrimoniales superiores al 15%. Tampoco mantener deuda con otras líneas de financiamiento otorgadas por Corfo. “Cada IFNB tiene una exposición máxima: el menor valor entre 1,5 el patrimonio o si no el 30% de los activos totales. El menor valor es el máximo de exposición a que llega Corfo”, añadió Bazaes, quien subrayó que el organismo estatal hace una evaluación financiera y comercial de la IFNB para resolver los montos que le entregará, según sus capacidades de colocación.

El Programa Corfo-Mipyme es a cuatro años y cuenta con US$ 120 millones aprobados en 2016 por el BID y, en esta segunda, “ventanilla abierta” habrá disponibles $ 23 mil millones.

¡Síguenos!

Agregar un comentario

Sidebar: